El aceite de palma, el sexto veneno…

¿Sabías que existen cinco venenos blancos que son el mismísimo mal materializado en comida? Sal, azúcar, leche, arroz blanco y harina refinada. Pues súmale uno más en color naranja o amarillo, según pureza, el aceite de palma. ¡Y agárrate!

disney-gif-mickey-mouse-poison-Favim.com-235421_cometeunapera_veneno_los-cinco-venenos-blancos_comete-una-pera_martaserra_marta-serra_aceite-de-palma_aceitedepalma

¡Que no! ¡Que no estás leyendo ningun pseudoblog! ¿Pero te has picado, verdad? Es normal, así son las terapias alternativas, los mitos y otras lindeces de la pseudociencia: chorradas como pianos bien mezcladitas con verdades a medias que enganchan como el Aironfix. ¿Volvemos a empezar?

¡Hola! Esto es Cómete Una Pera y hoy hablaremos del aceite de palma, alimento que hace tiempo venimos diciendo que nos hace más mal que bien pero que se ha ido colando en nuestras compras hasta que cierto pique Twittero volviera a hacer saltar las alarmas. Sí, lo de la Samanta guapa” y Hero, a estos últimos no los enlazo, que me caen mal. Y sí, llego un poco tarde con lo de la palma pero estaba en mi retiro 2.0 particular.

ocu_comete-una-pera_marta-serra_cometeunapera_martaserra_aceite-de-palma_aceitedepalma (2)
Imagen: ocu.org

Si no es saludable, ¿por qué se usa?

El aceite de palma es una grasa asociada a enfermedades metabólicas aunque no es un tóxico ni un veneno como tal, palabras sensacionalistas usadas por muchos gurús y páginas con escasos o nulos conocimientos de la temática y bajo rigor científico. Su principal característica es que es económico, eficiente y vale para casi todo, lo que viene siendo un producto versátil y rentable para la industria alimentaria que se escuda en su no toxicidad y se beneficia de nuestro desamparo legal para usar un producto que, a la larga, nos hace daño.

¿Dónde se encuentra el aceite de palma?

La pregunta más bien sería: ¿dónde NO está? Porque vas a encontrar esta lindura grasienta hasta en la sopa, literalmente hablando, aunque preferentemente podrás verla en: bollería, panadería, alimentos pre-cocinados o ultra-procesados, aperitivos, snacks, sopas, margarinas, cremas de untar dulces o saladas, patés vegetales, alimentación infantil… ¡Ojito con las cremas de cacahuete!

¿Por qué no se recomienda su consumo?

Sobre este aceite puedes encontrar información rigurosa a través de artículos y literatura científica variada [mira al final] pero respetando mi estilo particular voy a intentar explicar esto de una forma sencilla y simple, como si de una película estuviéramos hablando. ¿Empezamos? Los aceites son alimentos formados mayoritariamente por compuestos llamados ácidos grasos y estos últimos pueden ser:

  • Saturados: los “malos”, aunque también bastante maltratados en los últimos años, más adelante hablamos de ellos. Se encuentran en alimentos de origen animal y algunos vegetales. ¡Ojo! Aunque en menor medida, también son necesarios.
  • Poliinsaturados: los “buenos”, aunque entre todos ellos los que más nos interesan son los Omega 3 de frutos secos y pescados azules, entre otros alimentos.
  • Monoinsaturados: los “chachis”, los protagonistas, los que sabes que pase lo que pase llegarán al final de la película, sobretodo si es americana. El aceite de oliva, uno de los aceites más sanos y a nuestro abasto (España), está compuesto por un 73% de ácidos grasos monoinsaturados, es decir, es un aceite con un perfil lipídico saludable vinculado a la salud cardiovascular.

En general, ningún aceite es puro en un sólo tipo de ácido pero en la composición del aceite de palma abundan los ácidos grasos saturados y en su mayoría uno llamado ácido palmítico en su versión “Alfa”, el más malo de los malos, en palabras llanas. Aunque los datos actuales que nos ofrece la ciencia acerca del consumo de grasas saturadas arrojan más preguntas que respuestas, sí hay suficientes evidencias para relacionar el consumo de este aceite en concreto con diversas enfermedades metabólicas, entre ellas la diabetes. Y todavía puede ser peor: un estudio de la Agencia Europea de la Seguridad Alimentaria (EFSA) afirma que podría ser un agente cancerígeno cuando se cocina a temperaturas elevadas. ¡Toda una joya!

Y luego, ya que estamos en materia, están las grasas TRANS ¡EL ALIEN DE LOS ÁCIDOS GRASOS! Alien, para quien no conozca, es una saga de películas de terror donde conviven en el espacio exterior y como buenamente pueden: gente buena, gente mala, gente que ni fú ni fá y luego un bicho, que es el Alien, malo, muy malo, no hay por donde cogerlo ni entenderlo, ¡ahí tienes las TRANS! Coge un aceite sano, el que sea, somételo a tratamientos industriales variados hasta obtener la textura que te venga bien para hacer el bollo y tendrás una grasa TRANS que es lo peor que te puedas encontrar en un producto junto a la grasa de palma.

alien-vs-predator-3_original_cometeunapera_comete-una-pera_marta-serra_martaserra_grasas-trans_grasastrans_aceite-de-palma_aceitedepalma
El aceite de palma sería Predator y las TRANS Alien. Sí, y yo una friki.

Más razones para evitarlo: ¡el planeta y las personas!

Ahora vamos a ponernos serios porque el asunto del aceite de palma va más allá de la salud siendo un problema medioambiental y de modelo de producción que nos incumbe a todos y todas. Sus defensores aseguran que la palma es mucho más productiva que la colza o la soja y que con mucha menos superficie se puede obtener un mayor rendimiento. Sus detractores, por contra, advierten que el monocultivo agota el terreno y es una verdadera amenaza para el medio ambiente.

Además, el cultivo de palma está relacionado con la destrucción del hábitat de comunidades locales en Asia, África y Sudamérica. En Colombia, se ha relacionado su explotación con la expropiación de tierras a campesinos sin recursos que ahora tienen que trabajar para las compañías que han ocupado su terreno por un salario miserable. Pero, por otra parte, sus defensores aseguran que gracias al aceite de palma muchas familias han salido de la pobreza y han mejorado su nivel de vida debido a su alto rendimiento. Bastantes opiniones encontradas, mucho interés económico y escaso interés nutricional para un solo producto. ¿Merece la pena?

carrodecombate_comete-una-pera_marta-serra_cometeunapera_martaserra_aceite-de-palma_aceitedepalma (1)
Imagen: Carro De Combate.

¿Cómo puedo evitarlo?

  1. Limita el consumo de bollería y alimentos ultra-procesados. Si decides evitar este tipo de productos en lugar de limitarlos, ¡te felicito! ¿Te gusta la Nutella? ¿Te gustan los bollos? Suma a las desventajas del consumo de aceite de palma todas las “bondades” del azúcar y tendrás un producto delicioso a la par que peligroso. Se puede vivir sin Nutella, yo lo he visto.
  2. Lee las etiquetas, invierte algo de tiempo en aprender a interpretarlas. También debes de prestar atención a los productos infantiles. Recuerda, su uso es legal y podrás encontrar aceite de palma en fórmulas, papillas y otros productos destinados a la alimentación infantil. En los productos cosméticos también podrás encontrar aceite de palma.
  3. Prioriza el consumo de materia prima: frutas, vegetales, frutos secos, legumbres y en general comida cuanto menos procesada mejor.
sin-azucar_sinazucar_sinazucarorg_comete-una-pera_marta-serra_cometeunapera_martaserra_aceite-de-palma_aceitedepalma (2)
El 56,8 de un bote de Nutella es azúcar más otro “poco” de grasa de palma. ¿Compensa? Tú verás. Imagen: sinAzucar.org

¡Tiene nombres mil! Lee bien las etiquetas:

Sin caer en la quimiofobia y buscando un equilibrio entre la gastronomía y la nutrición déjame darte un último consejo: come comida de verdad. ¿Sabés por qué? No es sólo por lo que contenga o deje de contener un alimento procesado, que también, fíjate en lo que dejas de tomar al escogerlo. En la comida procesada no encontrarás la fibra, las vitaminas, los minerales y otras sustancias protectoras que te ofrecen frutas y verduras, por poner un ejemplo. Pero si decides tomar algún que otro alimento procesado, los hay que están muy bien y pueden ponerte las cosas fáciles, presta atención a las etiquetas. Aquí te dejo los nombres más usados para mencionar el aceite de palma en el etiquetado alimentario:

  • Aceite de palma.
  • Aceite de palmiste.
  • Elaeis guineensis (nombre científico).
  • Grasa de palma.
  • Grasa vegetal (palma).
  • Grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste.
  • Manteca de palma.
  • Palm stearin (Estearina de palma).
  • Palmolein (Palmoleina/Oleina de palma).
  • Sodium Palmitate.

¿No te parecen demasiadas desventajas y complicaciones? Ahora tú decides, pero recuerda: lo que no se compra, no se vende. ¡El poder del consumidor!

wikimedia_comete-una-pera_marta-serra_cometeunapera_martaserra_aceite-de-palma_aceitedepalma (1)
Imagen: Wikimedia

Fuentes y lecturas recomendadas:

Anuncios

3 comentarios en “El aceite de palma, el sexto veneno…

  1. Hola!. Le compro a mi hija unas galletas de herbolario ecológicas que me he dado cuenta contienen aceite de palma. Pensaba que siendo producto ecológico, no llevaban y que si llevaban no era tan perjudicial. Hay alguna diferencia entre aceite de palma ecológico y no ecológico?

    Me gusta

    1. ¡Hola Rebeca! En principio no hay diferencia entre eco o no. Otra cosa es que fuera aceite de palma virgen extra, grasa que usan algunas culturas, pero dudo que en una galleta te lo incluyan de esa manera.

      En una galleta no vas a encontrar mucha cosa aprovechable: harina, azúcar y grasa de mala calidad. Cero interés nutricional.

      Siempre mejor opción fruta y frutos secos 😉 Y las galletas para momentos MUY puntuales.

      Besos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s